Archive for fútbol

Clase Energética A.

A César (Sánchez) lo que es del César: es de los pocos jugadores que pueden presumir de sala de trofeos con muchos más minutos calentando banquillo que sobre el césped. Vale, está Fernando Sanz, pero no cuenta por enchufe. 2 Ligas, 2 Supercopas, 1 Copa de Europa, 1 Supercopa de Europa y 1 Intercontinental del modo más eficiente, ya que su consumo energético fue mínimo (54 partidos en las cinco temporadas que habitó la Casa Blanca). Ni un frigorífico de clase A, oigan. Pero lo cierto es que el coriano se merece el máximo de los respetos, al menos por el abajo firmante. Le tocó debutar de suplente contra el Barça en la 91-92. El entonces chaval se llevó 3 para casa y vió cómo el marcador terminaba 0-6. Para enmarcar, vamos. Aunque lo más jodido es que la gente de El Día Después decida entrevistarte el día siguiente, cuando no tienes tiempo ni de ir al peluquero ni de comprarte un jersey:

Después de una entrevista así, el muchacho sólo podía ir para arriba. Un par de temporadas después se convertiría en fijo en el once pucelano, hasta que llegó su hora: la de fichar por el Real Madrid. Don Lorenzo Sanz Mancebo lo contrató en el 99 para que se fogueara en la Copa y le hiciera el calentamiento a los porteros titulares (principalmente, Casillas), pero quiso la fortuna (y la amistad que Íker mantenía con el “Chava” Jiménez, haciendo que viviera más de noche que de día) que César se encaramara a los puestos titulares del Madrid en la Copa de Europa del 2002. Llegó incluso a jugar la final de la Champions, pero se lesionó y apareció San Íker en una de esas noches de júbilo. A partir de ahí, el cacereño conoció a su nuevo amigo imaginario: el ostracismo.

In illo tempore

Con lo bien que íbamos...

Harto de que su trasero se fuera haciendo al Recaro del Bernabéu, César Sánchez decidiría fichar por el Zaragoza, equipo que le aseguraría la titularidad. En tres temporadas jugó todos los partidos y bajó a Segunda. Y es que nadie es perfecto. Por suerte ficharía por el Tottenham de Juande Ramos, teniendo la oportunidad de conocer Londres y debutar en la Premier League (de hecho, jugó un único partido). Lo más destacable de ese año fue su progresión al calcular el cambio de euro a libra y a identificar el mejor sándwich de pepino.

The one and only

The one and only (match)

En una operación digna de una O.N.G. el Valencia decide repescarlo para la segunda mitad de temporada 2008-2009. César se despide de Inglaterra con lágrimas (de alegría) en los ojos y le toca sustituir al lesionado Renan Brito. Afortunadamente cuaja una segunda mitad de órdago y se gana la renovación en el conjunto ché, bien conocido por lo excéntrico de sus guardametas desde que “Piolín” Cañizares ocupara el arco de Mestalla. En esta segunda temporada y pese a sus 38 años sigue en la cresta de la ola y rindiendo a gran nivel en el equipo de Emery, en lo que podemos calificar como “segunda juventud”, aunque a nosotros nos parece tercera edad.

Presentación César Sánchez

Gesto técnico

Pero ante todo, el coriano es un cachondo. Ayer, después de que el cuarto árbitro le dijera a Pérez Burrull lo que tenía que hacer, le pide a Forlán que la eche fuera. Pero en serio. Gracias a Cuatro por la pillada. Y a César, lo que es del César, que le pongan ya la pegatina de Aenor de certificación de eficiencia energética. O al menos, que le descuenten en el Abono Transportes.

Dejar un comentario

Haberlas, haylas.

Jorge Valdano y su equipo tienen desde hoy la simpatía de cientos de padres y madres. Concretamente, de aquellos que llevan años intentando que su hijo se vaya de casa pese a que el chavalín tiene ya treinta y pico años. Desde hoy, pueden mirarse en el espejo del directivo blanco que ha conseguido lo increíble: que Míchel Salgado deje el Madrid sin tener que cambiarle la cerradura del vestuario. El lateral mostró hasta el último momento sus habilidades innatas de gallego, aferrándose como un percebe a la taquilla y conjurando por última vez a las meigas, porque si no, no se entiende que haya aguantado diez años. “Presi, que le echan un conjuro, que haberlas, haylas”. Pero ni con esas. Además de KH7, han sido necesarios 3 millones de euros para que Il Due deje libre un hueco en el banquillo.

Ni con agua caliente
Ni con agua caliente

La carrera de Míchel Salgado fue fulgurante hasta hace unos años, todo sea dicho. En su etapa en el Celta de Vigo se le recuerda por recorrer más metros que la propia pelota y por intento de homicidio conta el  brasileño Juninho en un Celta-Atlético. Le faltó llegar un añito antes al Madrid para poder compartir con el resto de chavales la copa de Europa de Amsterdam, pero fue parte vital del equipo en los triunfos de París y Glasgow. Claro ejemplo del yerno perfecto, llegó incluso a casarse con la hija de Lorenzo Sanz poco antes de las elecciones del año 2000, que a la postre ganaría Florentino. Después de unos minutos de incertidumbre el gallego vio el regalo de bodas del ex-presidente: una ampliación de contrato hasta 2005, y respiró. Luego Floren le renovaría al cumplir los 30 años, para garantizar la chanza del público madridista en los últimos años de su carrera.

Los Soprano
Los Soprano

Los últimos años del lateral en el club blanco se recordarán por su conversión al budismo de la mano de Guti (habituales ambos de la discoteca de la A-6 en fines de semana no convocados) y ser pillado en Salsa Rosa poníendole los cuernos a su mujer poco después de tener su segundo hijo. Este año, sus highlights han sido anunciar que tenía pensado irse a Qatar a mitad de temporada (el club, en un claro mensaje implícito, le dejó un diccionario árabe y un turbante en la taquilla, pero Míchel se arrepintió), hacer alguna gilipollez en televisión y anunciar los sorteos de SMS de los Audis del Real Madrid. Un jugador que, hasta el último momento, demostró su polivalencia, salvo en la selección: en dos decisiones clarividentes, se perdió el Mundial de 2002 y la Eurocopa de 2004. Aragonés, lo llevó a Alemania, donde el gallego aprovechó para hacer turismo y jugar un partidillo contra Túnez, intrascendente. Eso sí, trajo unas jarras de cerveza típicas de la zona.

Dejar un comentario

Humo

Rubio, ojos azules y futbolista de élite internacional: un alto porcentaje de posibilidades de que el éxito, las mujeres y la vida sana formen parte de tu vida.  La excepción a la regla se llama Robert Prosinecki, es croata y ha vuelto a la primera plana de los periódicos por lo que siempre le caracterizó: visitar el hospital, y el humo generado a su alrededor. A sus cuarenta, Prosi ha sido ingresado por una infección cerebral. De todos modos, el récord de Jaime de Marichalar, al que le dio el yuyu con 38 añitos, sigue intacto.

Dando ejemplo
Dando ejemplo

Lo cierto es que el croata siempre se caracterizó por el exceso en su vida. Hay quien dice que en un mundial Sub-20 se salió con Yugoslavia, pero lo cierto es que esos partidos no los veía ni Dios. Llegó a ganar una Copa de Europa cuando todavía no era ni Champions League con el Estrella Roja de Belgrado y don Ramón Mendoza, que vio maneras en el chaval, decidió traérselo a la Casa Blanca, pagando 1000 millones del 91 y dándole al croata un contrato de unos 300 millones por año (un poco más de humo), en esos años en que la Quinta del Buitre empezaba a acartonarse. En el Real Madrid metió 10 goles en 3 temporadas. Las estadísticas dicen que jugó 55 partidos, pero el mayor recuerdo de los aficionados es el de la mítica frase: “¿Que dónde me duele? Donde siempre, me duele donde siempre”.

Hecho un cromo
Hecho un cromo

Con la llegada de Valdano a la Casa Blanca se truncó la racha de discotecas del balcánico en la capital. Viajó al Oviedo por dos pesetas, jugó un año en el Barça de Cruyff (en lo que se considera la última inocentada del holandés en el banquillo culé) y otro en el Sevilla, donde trató de olvidar con su toxicidad y  a otro ejemplar ilustre que se paseó por el Pizjuán: Maradona. Después de aquello, no hubo presidente español que colara y jugó unos cuantos añitos en Croacia, Bélgica, Inglaterra y Eslovenia. En 2004, viendo un milagro seguir vivo a los 35 años, decidió retirarse y comenzar su carrera como empresario.

¿En serio que me quiere el Barça?
¿En serio que me quiere el Barça?

Pese a que lo lógico en un tipo que se fumaba dos cajetillas diarias en su época de futbolísta hubiera sido invertir en Philip Morris, Prosi sorprendió lanzando una revista deportiva, más que nada porque hasta entonces no había constancia de que supiera leer. Como era de esperar, el tema fracasó estrepitosamente, pero la diosa Fortuna tenía reservado para Robert un guiño de lujo: pasar a trabajar en el equipo técnico de la federación croata gracias a su experiencia futbolística. Concretamente, se encarga de la intendencia (puterío y discotecas) de los chicos de la “Plavi”.

Estrella Coja
Estrella Coja

Aunque un hombre polifacético como el balcánico no podía quedarse de brazos cruzados con un sólo empeño. Desde entonces, además de un cameo en una serie croata tipo 7 Vidas, le dio por abrir un garito y aprovechar la experiencia. El nombre: prosikito&kalimero. Y es que Robert, además de pertenecer a esa estirpe de jugadores viciosos, tuvo los santos cojones de hacer un anuncio vacilando al personal del muñeco homónimo, una réplica del jugador a escala que se caracterizaba por “lesionarse como el de verdad” y decir “vámonos de fiesta”. Lo segundo más grande de su historia, porque lo primero es que en la historia de la Copa del Mundo su nombre está grabado de por vida por ser el único jugador en marcar en dos Mundiales con dos selecciones diferentes.

Las 7 Diferencias
Las 7 Diferencias

En resumen, una carrera asociada siempre al humo, en dos vertientes: el de la nicotina del que no se ha podido separar y el de los dirigentes que le echaron cojones a ficharlo y, de cara a la galería, se dedicaron a vender las excelencias del croata en forma de eso mismo: humo.

Días de cine
Días de cine

Comments (1)

NesKaKá

Aprovecho que se apagan los últimos ecos de la presentación oficial de Kaká para analizar fríamente su figura. Me atrevo a asegurar que, fuera del rendimiento futbolístico, lo que está claro es que la prensa rosa va a tener que olvidarse del brasileño para alimentar a sus huestes. Claro que carnaza no va a faltar contando con que al clan “guateque” se va a sumar Cristiano Ronaldo. Estos días me han servido para establecer mi teoría conspiranoica particular, según la cual el nuevo 8 del Madrid, si bien nació en Brasilia, no tiene un sólo rasgo de genética brasileña (es descafeínado). Todo ello refundado por cuatro hechos diferenciales:

Icono Mundial

Icono Mundial

a) Es blanco. Los brasileños buenos de verdad son negros como el carbón o, como mucho, café con leche. Los blancos la tienen más corta y son más propensos a lesionarse (no lo digo yo, lo dice la estadística y la fisiología humana). Pelé, Ronaldinho, Roberto Carlos, Baptista… machos de tomo y lomo. De Juninho se recuerda que pasaba más tiempo en la enfermería que en el césped y en los 90 Bebeto, no lo olvidemos, se rajó de tirar el penalti del Depor.

Tíralo tú, Miroslav

Tíralo tú, Miroslav

b) Es de buena familia. No es lo mismo haber aprendido a jugar al fútbol teniendo que esquivar trozos de cristal y jeringas que haberlo hecho en escuelas privadas y con césped recién cortado. Adriano, Ronaldo, Romario, Garrincha o Rivaldo aprendieron de la calle e hicieron de la “favela” su religión. El fútbol se mama en las calles, además, viniendo de buena familia uno corre el riesgo de no querer comprarse un Ferrari con su primer sueldo para estrellarlo el fin de semana siguiente.

Mira que cosa mais linda

Mira que cosa mais linda

c) Alardea de su matrimonio. No jodamos, los futbolistas brasileños son claramente reconocibles por ser los más golfos del planeta Tierra. O, como mínimo, los que menos intentan ocultarlo. Aquí Kaká vuelve a dar error. No sólo no se le conoce hembra diferente a Carolina Celico, si no que se el tío se atreve a afirmar que llegaron vírgenes al matrimonio. Afortunadamente no les han denegado el pasaporte brasileño. Les propongo un experimento: 1. Acuérdense de Ronaldo, Romario y Ronaldinho. 2. Dejen de sonreír maliciosamente, cabrones.

Jóvenes, aunque sobradamente preparados

Jóvenes, aunque sobradamente preparados

d) Es religioso, pero de los de verdad. A nadie le molesta que el brasileño de turno mire al cielo cuando marque un gol, lleve un rosario colgado al cuello o se confiese como admirador de la Iglesia Evangélica. A fin de cuentas, cada cual con lo suyo, y teniendo un país con el Corcovado como símbolo amenazante, salirse del charco es complicado. Pero otra cosa es mear fuera del tiesto y ser más papista que el Papa. Desde Donato y su “Fuerza para Vivir”, no se recuerda un caso semejante de fervor religioso, caso opuesto al resto de sus compañeros futbolistas, que sólo se arrodillan ante unas faldas de mujer.

Lo tuyo no tiene nombre

Lo tuyo no tiene nombre

Está claro. Kaká pudo nacer en Brasil, pero su genética lo sitúa cercano a cualquier país conservador y grotesco. Por suerte, al final de la montaña se adivina la figura del Cristiano Redentor, que hará lo posible por convertir al mediapunta a su “religión”. Si Dios (Florentieno) quiere, claro está, que, ya que se dejó 63 millones en él, que al menos lo tenga todo en su sitio.

Florentino Pérez, también conocido como Dios.

Florentino Pérez, también conocido como Dios.

Comments (35)

Harinas de Pucela, S.L.

Érase una vez un chico de Leganés que se metió a futbolista. Jugó en el Atlético de Madrid con fortuna y se le recuerdan actuaciones gloriosas, tanto dentro del campo (precipitó la retirada del tío del tenista mallorquín en un derbi contra el Barça con un amago antológico) como fuera del mismo (su macarrismo y chulería tuvieron como cénit el levantamiento de hembra a su compañero Simeone). Huevos no le faltaban, eso está claro, porque para tocarle los huevos al Cholo, vista su seña de identidad en forma de tacos, hay que tenerlos bien puestos.

¿Y, cómo es él?

¿Y, cómo es él?

Caminero hizo sus primeros pinitos en la Ciudad Deportiva, para debutar en Primera con el Valladolid, como tantos otros jugadores de la cantera blanca. Entre sus mayores logros de la etapa cabe destacar el descenso a Segunda División. Subiría al año siguiente, pero, según los rumores, “necesitaba aclimatarse al juego de un grande”. No nos consta si en 93 echó algún cupón a los ciegos, pero le tocó la lotería al fichar por el Atleti, en el que consiguió disimular su, según la mayoría de los técnicos que lo dirigieron, “falta de esfuerzo” para acabar ganando un doblete y acabar en la selección española (la de Clemente, eso sí, lo cual tampoco era un gran premio).

El Crusaíto

El Crusaíto

El de Leganés terminaría por diluir su carrera deportiva y dejarse morir deportivamente en el Valladolid. En su última temporada le brindó al club de Pucela un nuevo descenso a Segunda División por el que no sólo no fue apedreado, sino que le fue permitido saltar del banquillo al despacho, para ejercer como director deportivo hasta el año 2008, en el que anunció su cese debido a motivos personales.

Elegancia natural

Elegancia natural

En estos días, Caminero es noticia por haber diversificado sus negocios particulares al blanqueo de dinero en operaciones relacionadas con el tráfico de drogas. Tampoco es para culpar a José Luis Pérez, “Harinero”, de cometer un desliz, al fin y al cabo la rentabilidad era buena y a nadie le amarga un dulce. El descojone llega cuando uno lee en una de sus últimas entrevistas digitales de EL PAÍS que “me manifestaría en contra de la guerra, las drogas, el paro…”. Entonces el ex-futbolista se retrata como lo que fue: un grande. Desconocemos si Julio Alberto está decepcionado por haber perdido el número 1 de la hipocresía química-futbolera,  lo que está claro es que si Caminero acaba en el trullo, será la tercera camiseta a rayas que vista a lo largo de su carrera. ¿Habrá foto de presentación en Alcalá-Meco?

Marca la casilla de apoyo a obras sociales en tu declaración

Marca la casilla de apoyo a obras sociales en tu declaración

Dejar un comentario

Espectáculo sobre el césped

A Florentino Pérez los editores de Espasa le proporcionan diccionarios personalizados en los que la definición de “espectáculo” es la de “todo aquello que suceda en el césped del Bernabéu”.  Uno se plantea revisar la acepción para que incluya el palco y aledaños, ya que en los últimos tiempos era doloroso comparar la delantera del equipo titular con la de las mocitas madrileñas asentadas en la zona VIP. Al presidente no podemos tacharle de inocente (todo el mundo tiene derecho a creer que su hijo es el más guapo y que su tele de plasma da la mejor calidad de imagen). El problema es que uno se ponga a comparar la presentación, en un Chamartín en obras, de Kaká, con el inicio de gira mundial de U2 en el Nou Camp, y lea en los titulares la misma palabra, espectáculo. Florentino demuestra, una vez más, que, “pa’ huevos, los míos”, presentando al brasileño a la misma hora en la que Snow Patrol, teloneros en Barcelona, encaraban sus primeros acordes sobre el escenario.  Más aún cuando los irlandeses habían decidido hace tres meses la fecha, aunque se desconoce si una llamadita del prócer habría hecho que su santidad Bono se remangara y decidiera aplazar o suspender el concierto, por miedo a quedar ensombrecidos por un chaval de 27 años diciendo “hala Madrid” vestido de corto.

Un espectacular escenario

Un espectacular escenario

Aunque si algo hemos de destacar del acto, emitido en directo a las 20.30 por la tele de Ferreras, devolviendo viejos favores al club, fue su congruencia. Para empezar a hablar del futuro del Madrid, qué mejor que un fondo de escenario con imágenes de cuatro ex-futbolistas (Zidane, Juanito, Di Stéfano y Raúl). En las gradas hubo quien puso en duda que el de San Cristóbal de los Ángeles pueda ser tildado de ex-futbolista, pegas rápidamente rectificadas por sus vecinos de asiento, señalando que Raúl en el Madrid es “Titular de Honor”. Di Stéfano, a la sazón Presidente de Honor, acudió al acto para hacer lo de siempre (sentarse en un taburete y mirar fijamente al córner con cara de “a Gento en estas no le pillan nunca”). Continuando con los símbolos de progresismo, compartían escenario con el jugador, el presidente erecto y Don Alfredo las 9 copas de Europa rescatadas de las vitrinas del Museo para que se oreen un poco y reflejar el flash de los fotógrafos. Que ya lo dicen las madres, las joyas hay que lucirlas, aunque estén pasadas de moda.

Raúl y la ley de la Memoria Histórica

Raúl y la ley de la Memoria Histórica

Luego vino el acto de presentación, repleto de interés, como de costumbre. En la grada, 50.000 individuos (según datos de la organización) se desgañitaron con las palabras del presidente, erecto: ¡Florentino, Florentino, Florentino!. Lo mejor, como siempre, lo que vino después, el maravilloso discurso, emotivo e inteligente, del brasileño: “Muchas gracias, presidente y buenas noches, madridistas. Deseo poner mi nombre en la historia de este club. ¡Hala Madrid!”. Ni Obama. El acto duró lo justito para que el brasileño diera una vuelta de honor al campo (la inmediatamente anterior en la retina madridista es la de Cannavaro, ayer echamos en falta los saludos neonazis). Después de eso, todo el mundo a casa, poco antes de las nueve de la noche, que la tienda está abierta hasta las diez y todavía podemos vender unos miles de camisetas (por aquello de que lo que nos ha costado el chaval se amortice).

Saben aquél que diu...?

Saben aquél que diu...?

Para terminar, un par de anécdotas continuando en lo extradeportivo. El chaval vestirá el 8 que llevaba Gago, un futbolista cuyo único mérito en la capital fue el de reconocer que había visitado el Museo del Prado poco después de llegar y de que lee algo más que la revista del Plus. A cierre de edición, las informaciones no confirman el rumor de que Cristiano Ronaldo llamó al brasileño para saber qué tal había ido todo. “Bien, todo muy bien, Cristiano. Estoy muy ilusionado, esta es mi primera noche como jugador del Madrid”. “Kaká, chato, hasta que no llegue yo no vas a saber de verdad lo que es una noche como jugador del Madrid”.

Padre, Hijo y Espíritu Santo

Padre, Hijo y Espíritu Santo

Comments (5)