Posts Tagged kaká

NesKaKá

Aprovecho que se apagan los últimos ecos de la presentación oficial de Kaká para analizar fríamente su figura. Me atrevo a asegurar que, fuera del rendimiento futbolístico, lo que está claro es que la prensa rosa va a tener que olvidarse del brasileño para alimentar a sus huestes. Claro que carnaza no va a faltar contando con que al clan “guateque” se va a sumar Cristiano Ronaldo. Estos días me han servido para establecer mi teoría conspiranoica particular, según la cual el nuevo 8 del Madrid, si bien nació en Brasilia, no tiene un sólo rasgo de genética brasileña (es descafeínado). Todo ello refundado por cuatro hechos diferenciales:

Icono Mundial

Icono Mundial

a) Es blanco. Los brasileños buenos de verdad son negros como el carbón o, como mucho, café con leche. Los blancos la tienen más corta y son más propensos a lesionarse (no lo digo yo, lo dice la estadística y la fisiología humana). Pelé, Ronaldinho, Roberto Carlos, Baptista… machos de tomo y lomo. De Juninho se recuerda que pasaba más tiempo en la enfermería que en el césped y en los 90 Bebeto, no lo olvidemos, se rajó de tirar el penalti del Depor.

Tíralo tú, Miroslav

Tíralo tú, Miroslav

b) Es de buena familia. No es lo mismo haber aprendido a jugar al fútbol teniendo que esquivar trozos de cristal y jeringas que haberlo hecho en escuelas privadas y con césped recién cortado. Adriano, Ronaldo, Romario, Garrincha o Rivaldo aprendieron de la calle e hicieron de la “favela” su religión. El fútbol se mama en las calles, además, viniendo de buena familia uno corre el riesgo de no querer comprarse un Ferrari con su primer sueldo para estrellarlo el fin de semana siguiente.

Mira que cosa mais linda

Mira que cosa mais linda

c) Alardea de su matrimonio. No jodamos, los futbolistas brasileños son claramente reconocibles por ser los más golfos del planeta Tierra. O, como mínimo, los que menos intentan ocultarlo. Aquí Kaká vuelve a dar error. No sólo no se le conoce hembra diferente a Carolina Celico, si no que se el tío se atreve a afirmar que llegaron vírgenes al matrimonio. Afortunadamente no les han denegado el pasaporte brasileño. Les propongo un experimento: 1. Acuérdense de Ronaldo, Romario y Ronaldinho. 2. Dejen de sonreír maliciosamente, cabrones.

Jóvenes, aunque sobradamente preparados

Jóvenes, aunque sobradamente preparados

d) Es religioso, pero de los de verdad. A nadie le molesta que el brasileño de turno mire al cielo cuando marque un gol, lleve un rosario colgado al cuello o se confiese como admirador de la Iglesia Evangélica. A fin de cuentas, cada cual con lo suyo, y teniendo un país con el Corcovado como símbolo amenazante, salirse del charco es complicado. Pero otra cosa es mear fuera del tiesto y ser más papista que el Papa. Desde Donato y su “Fuerza para Vivir”, no se recuerda un caso semejante de fervor religioso, caso opuesto al resto de sus compañeros futbolistas, que sólo se arrodillan ante unas faldas de mujer.

Lo tuyo no tiene nombre

Lo tuyo no tiene nombre

Está claro. Kaká pudo nacer en Brasil, pero su genética lo sitúa cercano a cualquier país conservador y grotesco. Por suerte, al final de la montaña se adivina la figura del Cristiano Redentor, que hará lo posible por convertir al mediapunta a su “religión”. Si Dios (Florentieno) quiere, claro está, que, ya que se dejó 63 millones en él, que al menos lo tenga todo en su sitio.

Florentino Pérez, también conocido como Dios.

Florentino Pérez, también conocido como Dios.

Comments (35)

Espectáculo sobre el césped

A Florentino Pérez los editores de Espasa le proporcionan diccionarios personalizados en los que la definición de “espectáculo” es la de “todo aquello que suceda en el césped del Bernabéu”.  Uno se plantea revisar la acepción para que incluya el palco y aledaños, ya que en los últimos tiempos era doloroso comparar la delantera del equipo titular con la de las mocitas madrileñas asentadas en la zona VIP. Al presidente no podemos tacharle de inocente (todo el mundo tiene derecho a creer que su hijo es el más guapo y que su tele de plasma da la mejor calidad de imagen). El problema es que uno se ponga a comparar la presentación, en un Chamartín en obras, de Kaká, con el inicio de gira mundial de U2 en el Nou Camp, y lea en los titulares la misma palabra, espectáculo. Florentino demuestra, una vez más, que, “pa’ huevos, los míos”, presentando al brasileño a la misma hora en la que Snow Patrol, teloneros en Barcelona, encaraban sus primeros acordes sobre el escenario.  Más aún cuando los irlandeses habían decidido hace tres meses la fecha, aunque se desconoce si una llamadita del prócer habría hecho que su santidad Bono se remangara y decidiera aplazar o suspender el concierto, por miedo a quedar ensombrecidos por un chaval de 27 años diciendo “hala Madrid” vestido de corto.

Un espectacular escenario

Un espectacular escenario

Aunque si algo hemos de destacar del acto, emitido en directo a las 20.30 por la tele de Ferreras, devolviendo viejos favores al club, fue su congruencia. Para empezar a hablar del futuro del Madrid, qué mejor que un fondo de escenario con imágenes de cuatro ex-futbolistas (Zidane, Juanito, Di Stéfano y Raúl). En las gradas hubo quien puso en duda que el de San Cristóbal de los Ángeles pueda ser tildado de ex-futbolista, pegas rápidamente rectificadas por sus vecinos de asiento, señalando que Raúl en el Madrid es “Titular de Honor”. Di Stéfano, a la sazón Presidente de Honor, acudió al acto para hacer lo de siempre (sentarse en un taburete y mirar fijamente al córner con cara de “a Gento en estas no le pillan nunca”). Continuando con los símbolos de progresismo, compartían escenario con el jugador, el presidente erecto y Don Alfredo las 9 copas de Europa rescatadas de las vitrinas del Museo para que se oreen un poco y reflejar el flash de los fotógrafos. Que ya lo dicen las madres, las joyas hay que lucirlas, aunque estén pasadas de moda.

Raúl y la ley de la Memoria Histórica

Raúl y la ley de la Memoria Histórica

Luego vino el acto de presentación, repleto de interés, como de costumbre. En la grada, 50.000 individuos (según datos de la organización) se desgañitaron con las palabras del presidente, erecto: ¡Florentino, Florentino, Florentino!. Lo mejor, como siempre, lo que vino después, el maravilloso discurso, emotivo e inteligente, del brasileño: “Muchas gracias, presidente y buenas noches, madridistas. Deseo poner mi nombre en la historia de este club. ¡Hala Madrid!”. Ni Obama. El acto duró lo justito para que el brasileño diera una vuelta de honor al campo (la inmediatamente anterior en la retina madridista es la de Cannavaro, ayer echamos en falta los saludos neonazis). Después de eso, todo el mundo a casa, poco antes de las nueve de la noche, que la tienda está abierta hasta las diez y todavía podemos vender unos miles de camisetas (por aquello de que lo que nos ha costado el chaval se amortice).

Saben aquél que diu...?

Saben aquél que diu...?

Para terminar, un par de anécdotas continuando en lo extradeportivo. El chaval vestirá el 8 que llevaba Gago, un futbolista cuyo único mérito en la capital fue el de reconocer que había visitado el Museo del Prado poco después de llegar y de que lee algo más que la revista del Plus. A cierre de edición, las informaciones no confirman el rumor de que Cristiano Ronaldo llamó al brasileño para saber qué tal había ido todo. “Bien, todo muy bien, Cristiano. Estoy muy ilusionado, esta es mi primera noche como jugador del Madrid”. “Kaká, chato, hasta que no llegue yo no vas a saber de verdad lo que es una noche como jugador del Madrid”.

Padre, Hijo y Espíritu Santo

Padre, Hijo y Espíritu Santo

Comments (5)